Esclava Sexual

28 01 2009

les

Me agrada poder darle el placer que demanda. Volverme su objeto, su juguete sexual.

Me gusta saber que le complace usarme. Que le gusta su perra, su puta.

Gracias por el placer que me da, al darme la oportunidad de complacerla

Siempre a sus pies

Su perra

lilaNegra{AMANDA}





Guarra

2 12 2008

s6002624

Una de las cosas que me me gusta de tener una esclava es el placer que me puede dar.

Pero más me gusta que disfrute de darle placer y consentir a su Dueña.

Esta tarde decidi usar a lila simplemente como esclava sexual. Tenìa ganas de una tarde de placer egoista.

Asì que la dispuse adecuadamente para que estuviera motivada, caliente y guarra

Es realmente increible lo que un plug anal y un huevo vibratorio vaginal pueden hacer para incrementar la eficiencia de mi guarrita para darme placer.

Fué una tarde realmente rica en sensaciones, realmente no solo por el placer fisico recibido si no por ver como lila se transforma y se prende convirtiendose en una autentica zorra, lo disfruta, lo goza.

Debo admitir que en ocasiones como esta tarde me encanta lo Guarra que puede ser.

AMANDA

Domina





Sesión

12 11 2008

Todo el día he estado adolorida y excitada. el dolor que siento en todo el cuerpo hace que me excite sobremanera. A cada movimiento algo duele y me recuerda la tarde noche de ayer. Me recuerda que la esclava dio placer a su dueña, que su dueña la distiguió con su atención. Deseo compratir lo que paso ayer:

Al poco tiempo de llegar a casa del trabajo, recibí su llamada. Debía esperarla, preparada.

No dijo más. No tenía que decir nada más para que el nervio y la ansiedad empezaran desde ese instante a cargarme de adrenalina. Hablaba la Dueña a la esclava. Media hora antes de su hora acostumbrada de llegar a casa empece a preparar las cosas. Me coloque el collar, las muñequeras, los restrictores de los tobillos, abri el armario de los “juguetes”.  

Empece el ritual que le gusta. Me desnude prenda a prenda, doblando cada una perfectamente antes de quitarme la siguiente. Procedí a perfumar mi cuerpo con el perfume que le gusta. Primero detras de las orejas, después el cuello, el canalillo entre mis senos, el ombligo, una gota, no más. en el pubis, y por ultimo una gota más en donde termina la espalda y se une al canal que separa mis gluteos. Parece mentira como este tipo de rituales, me excita. Quité el cerrojo de la puerta del departamento, coloque la cadena en mi collar y adopté la postura de espera.

El reloj de la sala aviso con sus campanillas la llegada de la hora. No tardaría en llegar.

Minutos después la puerta se abrió. Se acercó, puso su mano sobre mi cabeza acariciandola y anunció. Voy a ponerme comoda, ahora vengo.

A su regreso tomo la cadena, me llevo al cuarto de juegos, inmovilizo mis piernas y brazos de tal forma que quede en pie en forma de X en el centro del cuarto. Tomó del armario una ball gag y la coloco en mi boca. Acarició mi cuerpo, pasando sus manos por mi cuello deteneniendose en mis pechos, retorció mis pezones, apretó mis senos y les dió dos palmadas a cada uno, siguió hacia abajo, metió su mano en mi entrepierna y acabó acariciando mis gluteos. Fué al armario, escogió un flogger largo y empezó azotar mi cuerpo, primero suave y lento y fué aumentando el ritmo y la intensidad. Giraba en torno mio, lo mismo azotaba el frente que la parte trasera. Ahora los senos, ahora el vientre, las nalgas, los muslos, mi sexo, cada parte recibía su dotación de azotes. empecé a moverme, trataba de sacar los azotes, nada me valia. Entre más me agitaba, entre mas ruido hacia con la boca más se intensificaba el ritmo y la fuerza. Por fin se cansó su brazo.

Tomo un cesto de pinzas, empezo a colocarlas en mis pechos, conforme colocaba las pinzas las enhebraba con un hilo de cañamo por el pequeño orificio que tienen las pinzas. Esto me provocó mas tensión, sabía que haría una vez que acabara de decorar a su esclava. Formó un circulo alrededor de cada uno y coronó cada pezon con una pinza.

Tomó un nuevo hilo y empezo a decorar los labios de mi sexo, repitiendo el proceso. El dolor aumentaba y a cada pinza nueva colocada, desparaceía un poco el de la anterior. Por fin dio por terminada su obra. Paso su mano tocando con la palma las pinzas, moviendolas levemente. De mi garganta salió un gemido (de dolor por las pinzas y placer por sentirme en sus manos), que se ahogo por la mordaza. Tomó mi cara de las mejillas con una de sus manos y levantando mi cabeza dijo:

“MIRAME”

Tiro de las dos puntas de los hilos que enhebraban las pinzas hasta dejarlos tensos. Me miro, y tiro de un golpe de los hilos. Las pinzas se desprendieron. El dolor fue intenso y un gemido fuerte y ronco salio de mi pecho y las lagrimas brotaron de mis ojos. Se acerco y dio un pequeño masaje a mis pechos y a mi coño aliviando un poco el dolor y excitandome sobre manera. Notó de inmediato mi humedad y dijo:

“Eres una Guarra, Te excitas muy facilmente”

Mi saliva se mezclaba ya con mi humedad. Tomo un vibrador y lo aplico a mi clitoris. Me revolvia sin poder escapar. Lo retiraba solo para evitar que acabara. Coloco el strap on en su cinto, solto mis muñecas, mis tobillos, me hizo acostar boca arriba en el banco, y abriendo mis piernas sostuvo cada una con sus manos y empezo a follarme, fuerte, entraba y salia el dildo en mis entrañas, era muy erotico para mi sentirme usada de ese modo, no tarde en llegar a un primer orgasmo, pero eso no la detuvo, siguió sin dar tregua, entraba y salia, llego un segundo orgasmo y entonces paro. Se acerco por el otro lado e hizo que lamiera el dildo con mi boca. Me hizo levantarme, retiro el dildo del cinto, retiro la mordaza de mi boca y metio en ella la parte trasera del dildo. Se colocó de forma comoda en el banco.

“De rodillas”, “Follame”

Me acerque y de rodillas con la cara entre sus muslos, con el dildo en la boca empece a follarla. Tardó en correrse y mi excitación nuevamente creció. El tenerla tan cerca, el olor que emanaba de su vagina, la tersura de sus muslos en mis mejillas, me pusieron caliente nuevamente.

Lami su sexo cuando terminó y le pedí que me permitiera acabar nuevamente. Me dió su permiso pero hasta que terminara de limpiar los juguetes y los hubiera guardado.

Se retiro a dormir. Dandome instrucciones para que no me aseara ni me lavara hasta el día siguiente que me duchara. Termine de hacer lo que me ordeno y me masturbe. Fuí a la recamara donde dormía ya placidamente. Até la cadena de mi collar a los pies de su cama y me dormí casi de inmediato.

Gracias Señora por el placer y el cariño que me dispensa.

lila 





¿puta?

10 11 2008

Leia unos comentarios de silvia{T} sobre la costumbre de muchos Dueños de llamar a sus esclavas “putas”. Me parece que su comentario es muy acertado. Es cierto que como dueños pueden usar el apelativo que deseen para sus esclavas. De alguna forma este apelativo, pienso yo tiene como objeto o bien el humillar a la esclava, o bien el hacerle ver que su condición de esclava la convierte en el objeto sexual de su dueño si este así lo quiere.

Que el puede hacer uso del cuerpo de la esclava de la forma que el desee. Si se toman estos dos aspectos en cuenta, a mi en lo personal me parece que el usar otro tipo de palabra sería más adecuado. Pienso que la palabra PUTA no es la mejor, por el simple hecho de que una trabajadora o sexo servidora se dedica a dar favores sexuales a cambio de dinero y no importa quien sea el cliente normalmente. Una esclava esta para darle placer a su dueño exclusivamente

Palabras como Guarra, zorra, perra, creo que estarían más acorde a lo que se desea resaltar, sea la parte humillante o bien la parte de que la esclava es su objeto de placer y que debe estar al pendiente y dispuesta a darle el placer sexual que el Dueño le demanda.

No me importa que en un momento dado Amanda como dueña de esta esclava me diga puta o putita, pero como decía me hace sentirme más suya, mas su propiedad, su objeto de placer cuando usa las otras palabras.