Placer

21 11 2008
Hay cosas que me hacen realmente gozar. Situaciones que desencadenan instintos, deseos de mi interior.
Una de estas situaciones es cuando me hace sentir plenamente su esclava, su objeto.
El lunes pasado fue un día muy intenso. De hecho empezó como un día normal de asueto. Levantarnos un poco más tarde, desayuno en pijama, etc.
Cuando nos disponíamos a vestirnos me ordeno que me mantuviera desnuda a excepción del collar que siempre traigo puesto en casa, que me colocara las muñequeras y las restricciones en los tobillos y la esperara en el cuarto de juegos. Hice lo que me ordeno y me coloque en postura de espera. Cuando se presento me ordeno que me sentara en el suelo. Sacó del armario algunas cuerdas y tomando como base la fotografía que encabeza este post empezó a realizar un bondage sobre mi cuerpo. Básicamente como decía, reprodujo la foto solo que agregando un elemento mas. Una serie de ataduras que pasaban sobre y debajo de mis pechos y que mantenían mis brazos pegados a mis costados.
Corono su obra con el gancho nasal que me obligaba a mantenerme en posición recta y con la cabeza levantada.
Como decía al principio este tipo de acciones desencadenan sentimientos muy fuertes en mi. El saberme ahí impotente, maniatada, abierta totalmente. Sin la menor intimidad. En sus manos, como objeto de sus deseos y voluntades me lleva a sentirme realmente plena.
Ella lo sabe ya que me conoce como la palma de su mano en estos aspectos entre otros muchos y si no lo supiera solo con ver la humedad que me delata lo sabría. Sabe llevarme del dolor al placer y del placer al dolor de una manera que me hace gozar plenamente de su juego. Lo mismo acaricia que tortura, lo mismo besa que pellizca, sabe cuanto, donde y como para hacer vibrar a su esclava con sus manos como las cuerda de una guitarra que se pulsan para tocar una bella melodía por nota. Me lleva de igual forma, al grito de dolor y al grito de placer, me hace pedir mas y suplicar que pare. Me hace llegar a extremos donde me vuelvo luz, donde el placer y el dolor se mezclan de tal forma que los deseo a ambos, que los detesto a ambos, porque hacen que lila deje de existir, porque hacen que lila vuelva a renacer como la esclava de AMANDA.
lilaNegra{AMANDA}
Anuncios

Acciones

Información

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: