Consejos

10 11 2008

En la semana habia quedado con Alejandra una Domina amiga nuestra, que pasaria con nosotras este fin de semana. Sin embargo el viernes por la tarde me avisaron que tenìa que estar el sábado en una reunión de la compañia en otra ciudad.

Trate de comunicarme con Alejandra pero ya venia en camino. El sábado con toda la pena del mundo tuve que dejarla en compañia de lila.

Durante la noche del viernes charlamos un buen rato las tres y salimos a tomarnos una copa. Ya solas las dos lila y Yo, le indique a lila que la dejaría bajo las ordenes y el cuidado de Alejandra.

Alejandra sería su dueña hasta mi regreso.

No le extraño mi orden ya que en una ocasión anterior ya se la había cedido y no hubo el menor problema y estuvo como debe ser dispuesta a acatar mis deseos.

A mi regreso el Domingo me tope con la novedad de encontrarme a una lila, docil, sumisa, respetuosa y no es que no lo sea normalmente, pero había algo diferente. Ya en casa nuevamente note ese cambio.

Alejandra después de que me puse comoda me dijo que deseaba hablar conmigo a solas. Le respondi que me gustaría que lo hiciera delante de lila ya que no hay secretos entre ella y yo. Me dijo que no tenía inconveniente en hacerlo y me hizo los siguientes comentarios:

Como me dejaste a mi cargo a lila, debo decirte que debes sentirte orgullosa de ella. En general es una estupenda esclava, sin embargo creo que debes ser un poco mas extricta, creo que la tienes muy consentida.

Abri los ojos como platos y le pregunte que si se había portado mal, que si le había desobedecido o le había faltado.

Descuida, me respondio. lila es hermosa en todos sentidos tiene una gran entrega, no tengo quejas de su comportamiento, simplemente pienso que esta muy consentida. Creo que debes ser un poco más exigente con ella porque estoy segura que puede dar muchisimo más. Simplemente creo que por su propio crecimiento que ha tenido es hora de que se le exija un poco más en todos sentidos. Por ponerte un ejemplo:

lila – dijo, dirigiendose a lila- y a continuación hizo un ademan con la mano señalando hacia donde yo estaba sentada.

lila de inmediato se puso de rodillas en posición de espera frente a mi.

Quiza esto para ti no tenga importancia, -dijo- pero lila ha crecido mucho en su esclavitud y debes seguir con su entrenamiento. Es solo una sugerencia. Sabes que las dos son muy queridas y son parte de mis afectos, por eso me atrevo a decirte esto. Como pareja consientela, consientanse, pero como Dueña de lila, debes ser exigente con tu esclava, debes marcar muy bien esos dos roles y ser clara cuando la estas tratando como tu amor y cuando como tu propiedad, para que no haya confusión en ella.

Por otra parte debo también decirte que debes cuidarla mucho, es una esclava que muchos desearimos tener, tiene un gran tesoro en ella.

Después de esta conversación lamente aun más el no poder haber compartido con Alejandra el fin de semana.

Alejandra vaya desde aqui mi afecto y mi cariño para ti.

Gracias por todo

Amanda

  

Anuncios

Acciones

Información

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: